Equlibrado

Equilibrado

Los neumáticos se deben equilibrar cuando se montan por primera vez en la llanta y cada vez que se cambian tras una reparación.

Un buen equilibrado del neumático ha de realizarse con precisión y habilidad, ya que sólo así podremos evitar que la vibración de las ruedas afectadas se transmita al volante y que el neumático se desgaste de forma prematura. Además, estaremos protegiendo las llantas, las suspensiones, los amortiguadores, la dirección y la transmisión del vehículo mejorando el confort de los viajeros.