14/12/18
Cómo gestionar los protocolos de alta contaminación
La contaminación atmosférica es un serio problema que se convierte en una preocupación máxima para las autoridades de muchas ciudades. Cuando se alcanzan ciertos valores de concentración de NO2, es el momento de activar los protocolos en caso de contaminación.

Reducir la velocidad de circulación, prohibir la circulación de vehículos tradicionales, incentivar el uso de vehículos verdes y de las alternativas de transporte, incluso obligar a pagar un peaje son algunas de las medidas que se suelen tomar en estos casos. De todas formas, cada ciudad es diferente y cada caso se trata de una forma distinta. A continuación, analizaremos los protocolos de contaminación de varios países.


Protocolo en Madrid

El 8 de octubre de 2018 entró en vigor el protocolo para episodios de alta contaminación que aprobó el Ayuntamiento de Madrid para aumentar la protección de la salud de la ciudadanía cuando el dióxido de nitrógeno (NO2) alcanza niveles nocivos. El Ayuntamiento se compromete a avisar con un día de antelación de las medidas de restricción del aparcamiento y de la circulación. Este nuevo protocolo tiene cinco escenarios, uno más que el anterior.

ESCENARIO 2: además de la limitación del aparcamiento en la zona SER a los vehículos que no sean CERO o ECO, se introducen medidas de limitación del tráfico, con la limitación de los vehículos más contaminantes en la M-30 y su interior (zona centro).

ESCENARIO 3: la restricción de circulación a los vehículos más contaminantes se extenderá a toda la ciudad.

ESCENARIO 4: se aplica cuando el nivel de aviso se mantenga durante cuatro días consecutivos, en el que la limitación de circulación se extenderá también a los vehículos con clasificación ambiental B en la M-30 y su interior.

ESCENARIO 5: es el nivel de alerta definido por la Unión Europea y, en esta situación, solo se permitirá, en toda la ciudad, la circulación de vehículos CERO y ECO, y el aparcamiento en el SER de los CERO.


¿Cómo me afecta el protocolo de contaminación si vivo en Madrid?

Con el nuevo protocolo se pasa del criterio par/impar en las matrículas al sistema de distintivos ambientales de la DGT. Esto significa que en episodios de alta contaminación los coches más antiguos no podrán circular. Los vehículos más afectados serán los que no tienen etiqueta ambiental. Es decir, los de gasolina anteriores al año 2000 y los diésel anteriores a 2006. Estos vehículos representan un 17% del parque circulante en la ciudad.

Para averiguar la clasificación ambiental de tu vehículo, introduce tu matrícula en la pagina web de la DG: www.dgt.es. La pegatina se puede adquirir en oficinas de Correos por un precio de 5 euros. Eso sí, primero hay que pedir cita previa en las oficinas habilitadas para este servicio.


Otras ciudades europeas


PARÍS

Desde julio de 2016, los vehículos más contaminantes no pueden circular por la capital francesa los días laborables desde las 8 de la mañana hasta las 8 de la noche. Estas medidas han sido implantadas junto a un paquete de ayudas económicas para los ciudadanos que renuncien a su coche privado como un 50% de descuento al utilizar los coches eléctricos compartidos Autolib, un servicio similar al servicio de Car2go en Madrid, o una ayuda de hasta 400€ para la compra de una bicicleta.


LONDRES

En Londres hay un sistema de tarifas de congestión que limita la circulación por el centro de la ciudad. Funciona de lunes a viernes de 7 de la mañana a 6 de la tarde y tiene un coste de 11.50 libras, casi 13 euros, con un descuento para aquellos coches que sea eléctricos o híbridos.


ROMA

La capital de Italia activa el sistema de circulación alterna, matrículas pares o impares dependiendo del día, cuando se registran altos niveles de contaminación. Se han creado cuatro zonas de manera que en el centro histórico solo pueden circular vehículos autorizados y eléctricos.


BERLÍN

En 2008, la capital de Alemania declaró el centro de la ciudad 'Zona Medioambiental'. Al igual que en Londres, solo se permite la entrada a los vehículos que cumplan ciertas normas en cuanto a la emisión de gases. Berlin ha establecido una serie de placas que identifican al coche como poco contaminante, siendo los que tienen las placas verdes los más limpios y los únicos que pueden circular ya por el centro de la ciudad.