29/11/17
Europa se pone firme con las emisiones de gases

El problema de los gases contaminantes

 

Cuando saltó el Dieselgate allá por el 2015, la industria del motor y las instituciones se vieron forzosamente obligadas a reconocer que las emisiones tóxicas reales de muchos vehículos eran más altas que las estimadas en las pruebas de laboratorio. Así dicho puede parecer un poco abstracto, pero lo cierto es que debido a estos motores el aire se llena de pequeñas partículas, tan finas que son capaces de infiltrarse dentro de los tejidos corporales, dando lugar por ejemplo a enfermedades pulmonares y cardiacas.

 

Según un estudio realizado por la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA), esta contaminación es la responsable de más de 400.000 muertes prematuras al año en el Viejo Continente, siendo los países más afectados Italia, Alemania y Francia. Además, durante la Semana de la Movilidad Europea 2017, se señaló que la gran mayoría de estas muertes podría evitarse de respetar los límites establecidos.

 

En nuestro país se calcula que la cifra de muertes prematuras debido a la contaminación alcanza las 27.000 personas. De hecho, el 95% de la población española respira aire con niveles de contaminación superiores a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), situación especialmente preocupante en las grandes ciudades.

 

 

La Comisión Europea quiere reducir aún más el límite de las emisiones de CO2

 

El pasado 8 de noviembre la Comisión Europea anunció una serie de medidas enfocadas a mejorar la calidad del aire. Entre otros objetivos, está el de reducir las emisiones de CO2 progresivamente. La primera fecha es 2025, momento para el cual la industria de la automoción habrá tenido que rebajar al menos un 15 por ciento el límite máximo de emisiones de CO2, que será de un máximo de 80 g/km de CO2. Para el año 2030, el límite será de un 30 por ciento menos, situándose en 66,5 g/km de CO2.

 

Sin embargo, hay quienes consideran estas medidas insuficientes. Este es por ejemplo el caso de la representante en España de la federación europea “Transport and Enviroment” (T&E, Transporte y Medio Ambiente), Isabel Büchell, que tachó el plan de “una oportunidad perdida”, que apenas exige “la mitad de lo que se necesita en realidad”. Para ella, la solución pasa indudablemente por la electrificación del parque móvil europeo y considera que los motores de combustión interna deberían extinguirse en 2035.

 

 

¿El fin de los motores tradicionales?

 

La principal fuente de contaminación atmosférica es el tráfico en las ciudades y, tal y como destaca Isabel Büchell desde 1990 éstas no has disminuido, llegándose a convertir en el peor problema para el clima en Europa. Si el Parlamento y el Consejo Europeo no endurecen sus medidas, no se alcanzarán los objetivos planteados por el Acuerdo de París. Este Acuerdo exige una reducción de emisiones de efecto invernadero en los países miembros entre un 80% y un 95%.

 

Algunos países ya están poniéndole fecha al fin de los motores de combustión. Por ejemplo, los ingleses pretenden erradicar para el año 2040 tanto el diésel como la gasolina. Y es que ciudades como Londres tienen una larga tradición de luchar por la calidad del aire, por lo que no nos extraña que los ingleses quieran eliminar de las carreteras al motor de combustión interna en los próximos años. Para 2040 es posible que en Reino Unido quede totalmente prohibido cualquier coche con motor de combustión interna, híbridos incluidos.

 

Los franceses también apuestan por el 2040 como año para poner fin a los motores tradicionales. Sin embargo, en ciudades como París esta medida llegará aún antes. Se espera que a partir de 2020 quede prohibida la circulación de vehículos con combustible diésel por la capital francesa, favoreciendo la conversión del centro de la ciudad en una zona semipeatonal.

 

Pero no sólo hay países europeos planeando acabar con los motores clásicos. En China, el viceministro de Industria y Tecnología de la Información, Xin Guobin, también anunció que podría llegar a prohibirse en un futuro no muy lejano la fabricación y venta de automóviles que empleen combustibles fósiles. En rumbo que elija China tendrá un peso importante, ya que este gigante asiático ha sido durante ocho años seguidos el mayor mercado mundial del automóvil, con más de 24 millones de unidades vendidas en 2016, es decir, 26 millones si tenemos en cuenta todo tipo de vehículos. Es este escenario, cabe destacar que su mercado supone más de la mitad de las ventas de coches enchufables a nivel mundial. Una cifra nada desdeñable si la comparamos con la de nuestro país, en el que este tipo de automóviles sólo representa el 0,4 por ciento de todos los que se venden.

 

 

Échale una mano al medio ambiente con los neumáticos adecuados

 

Hasta el más pequeño gesto cuenta a la hora de reducir la contaminación. Si queremos sacar el máximo partido de nuestro carburante y además reducir las emisiones contaminantes, hemos de elegir los neumáticos de nuestro coche con cuidado. Apostar por marcas de calidad, como Michelin, nos ayudará a encontrar el mejor desempeño en lo que a ahorro y economía se refiere: duran más tiempo y consumen menos.

 

Descubre el Vialider los neumáticos más adecuados para tu coche.