08/11/18
Se prohíbe la venta de los neumáticos clase “F”
A partir del 1 de noviembre ya está prohibido comercializar neumáticos de clase F por considerarse menos eficientes. Por eso a partir de ahora debes fijarte en la etiqueta energética y evita comprarlos, ya que la prohibición solo afecta a los neumáticos que se vendan, no a los que ya se estén usando.


Normativa Europea

La Comisión de Fabricantes de Neumáticos anunció la medida tomada a partir del 1 de noviembre desde la Unión Europea, en virtud del contenido del Reglamento (CE) nº661/2009. En cumplimiento de la Normativa Europea, comprueba, antes de comprar, a qué clase pertenecen, fijándote en su etiqueta energética. Esta normativa afecta tanto de turismos como de camionetas.

La razón por la que se prohíben es que la resistencia a la rodadura de estos neumáticos influye en el consumo de combustible del vehículo. A mayor resistencia, mayor consumo y, por lo tanto, mayores emisiones que contaminantes de gases efecto invernadero. Por eso es aconsejable comprar neumáticos de menor resistencia a la rodadura.

Que no cunda el pánico, si tu vehículo dispone de unos neumáticos con etiqueta energética "F", no estarás obligado a cambiarlos y tampoco tendrás ningún problema en la ITV, a no ser que estén en mal estado. En 2014 ya se prohibieron los neumáticos de clase "G", también considerados menos eficientes.

Esta medida contribuirá no solo a reforzar el papel del consumidor, sino a mejorar la calidad del aire que se respira.

l etiquetado de los mismos, que contiene información importante no solo para el medio ambiente sino también para la seguridad del conductor. Este etiquetado es obligatorio desde el 1 de noviembre de 2012 en todas las ruedas que se venden en suelo europeo. Se trata de una etiqueta muy parecida a la que aparece actualmente en los electrodomésticos que, en el caso de los neumáticos, refleja niveles de eficiencia en cuanto a consumo energético, adherencia al suelo mojado y ruido exterior que produce.


Etiqueta del neumático

El etiquetado de los neumáticos nos ayuda a conocer y poder elegir el producto que mejor les conviene. Es una herramienta fundamental a la hora de equipar nuestro vehículo con unos neumáticos que nos aporten las mejores prestaciones: que sean a la vez seguros, duraderos, eficientes y respetuosos con el medio ambiente.

Los tres criterios que aparecen en el etiquetado son los siguientes:

(A) Resistencia al rodamiento: es la fuerza que opone la rotación del neumático, que tiene un nivel de flexibilidad para asegurar el agarre pero que, con cada rueda, acaba deformándose. Esta deformación aumenta el consumo de combustible necesario. Los grados del etiquetado de resistencia al rodamiento van de las letras A a la G.

(B) Adherencia al asfalto: se calcula en virtud de la distancia que se necesita para pasar de 60 a 20 kilómetros por hora en una distancia en línea recta sobre carretera mojada y se valora sobre un índice que va de 1,55 a 1,09: por debajo de este último, todos los neumáticos se clasifican con F.

(C) Ruido exterior de rodadura: en este caso se clasifica por número de ondas negras. Una onda negra supone el nivel excelente de ruido, ya que estaría tres decibelios por debajo del máximo autorizado. Las tres ondas son la peor de las clasificaciones, cumplen con la normativa de 2012 pero no con la de 2016.

Si estás pensando en cambiar tus neumáticos, ponte en contacto con nosotros sin compromiso.